martes, 22 de abril de 2014

23 de Abril

DIA 23 DE ABRIL

        Ya oficialmente es primavera, aunque haya años en que eso no se perciba claramente. Con la primavera, el calorcito y con el calorcito la desaparición de algunas prendas de abrigo, lo que hace que la sangre se vaya calentando y los chicos miren a las chicas y las chicas a los chicos con unos ojos diferentes a los del invierno . La primavera, la estación del amor.

Pero también con la entrada de la primavera en España concretamente, el día de la cultura, del libro. En ese día el insigne Miguel de Cervantes se marchó de este mundo, tal vez para descansar de las penalidades de la vida. Otros ilustres de las letras mundiales lo hicieron también. Garcilaso de la Vega y el también insigne Shakespeare, aunque no fuera español. Por eso el 23 de abril es un día idóneo para replantearse la lectura, en este mundo tan poco lector como se viene diciendo. Tres textos, con el trasfondo del amor he elegido para este pequeño homenaje. 

GARCILASO DE LA VEGA 


Escrito está en mi alma vuestro gesto,
y cuando yo escribir de vos deseo;
vos sola lo escribistes yo lo leo
tan solo , que aun de vos me guardo en esto.
En estoy estoy y estaré siempre puesto;
que aunque no cabe en mí cuanto en vos veo,
de tanto bien lo que no entiendo creo,
tomando ya la fe por presupuesto.
Yo no nací sino para quereros;
mi alma os ha cortado a su medida;
por hábito del alma misma os quiero.
Cuanto tengo confieso yo deberos;
por vos nací, por vos tengo la vida,
por vos he de morir y por vos muero. 


        Este el primer poema de los sonetos de Garcilaso. ¿Se refiere a una mujer concreta o a una imagen de una mujer que existió pero que no tuvo, en realidad mucha o ninguna relación del poeta? El amor platónico en el sentido general no es nada de hoy día. Simplemente léanlo y disfrútenlo. Los comentarios críticos etc., vendrán después. 


CERVANTES
        De mí sé decir que después que soy caballero andante
        soy valiente, comedido, liberal, bien criado, generoso, cortés,
        atrevido, blando, paciente, sufridor de trabajos, de prisiones,
de encantos....

Cervantes, hacia el final de la primera parte del Quijote le deja decir esta parrafada. ¿Dónde está el amor? Don Quijote se hace caballero gracias a la existencia ¿real, imaginaria, ideal, loca? de Dulcinea. Volvemos al mismo punto. Con el amor como motor se pueden cometer las mayores locuras. Ese, sin duda es el trasfondo. Don Quijote es un loco enamorado, aquí es una mujer, pero nos podemos enamorar de una idea, de un sueño... de tantas cosas, que a pesar de los dolores sirve la pena vivir. El amor nos termina salvando. ¿Cuándo? La vida no es un proyecto con fecha de entrega. Es un devenir del que hay que saber agarrar lo importante y dejar lo supérfluo. Ay, cuántas veces ocurre al revés.


SHAKESPEARE 


      Agotado de faenar, me apresuro al lecho,
      valioso reposo de los miembros fatigados por la marcha;
      pero entonces comienza en mi cabeza un viaje
      que hace trabajar mi mente mientras el cuerpo descansa;
     
      porque mis pensamientos entonces, lejos de su morada,
      emprenden un celoso peregrinaje hacia ti,
      y mantienen mis hundidos párpados completamente abiertos,
      mirando en la oscuridad lo que ven los ciegos;

      salvo que esta imaginaria visión del alma
      presenta tu sombra a mis ojos sin vista,
      que como joya suspendida en noche siniestra
      hace de la nocturnidad belleza, rejuveneciendo su faz.

      He aquí que mis miembros por el día, mi mente por la noche,
      por ti y por mí, reposo nunca encuentran. 

Para colmo de curiosidades, quizás porque en la época del bachillerato y demás no era lo normal, no tengo ni idea de inglés. Por lo que mi conocimiento del insigne Guillermo es más bien escaso. Leerlo lo he leido, siempre teatro, hasta que alguien me regaló un libro de poemas del maestro. No parece que la visión de Shakespeare sobre el amor sea , llamemoslé dulce, más bien parece atormentada. Aquí les dejo un poema que pueden reflejar de alguna manera esos dolores .


Espero que este año de 2014 sea para cualquier lector de este homenaje el año del amor y también el año de reencuentro con el libro, y si no encuentran compañero-a, al menos encuntren el libro.

Antonio Duque Lara